Los verdaderos valores no son aquellos que están ligados a las cosas exteriores como la riqueza o el poder o la fama, ni tampoco a aquellos que estén ligados al cuerpo como la vida, la fuerza física, la salud o la belleza, sino EXCLUSIVAMENTE LOS VALORES DEL ALMA…