Estos talismanes eran y son utilizados para atraer y potenciar las influencias benéficas y las vibraciones positivas. Antiguamente eran grabados en escudos, espadas, copas, etc., mientras que ahora suelen llevarse en forma de anillos, pulseras y colgantes. Los talismanes rúnicos siempre muestran equilibrio y nos recuerdan que siempre ha de haber un flujo constante entre lo que recibimos y damos, tanto a nosotros mismos como a los demás.

Las runas son símbolos de origen vikingo, que se grababan en las empuñaduras de las espadas, entre otros. Del gótico rune (secreto), pasó al finlandés como runo (cantar) y posiblemente sea de origen céltico. Fueron los primeros caracteres de la escritura germánica, pero con la expansión de la cultura cristiana en aquellos dominios quedaron pronto desplazadas por los caracteres latinos.

En la mitología germánica se le atribuye a determinados dioses un conocimiento especial de la doctrina y la magia de las runas en especial a Odín, considerado por muchos su creador.

El Mago,el sexto sentido invocando la asistencia de Odín.
Su poder: aumenta la concentración y la claridad mental. Excelente ayuda para tomar decisiones difíciles ya que potencia la percepción, sensibilidad e intuición del portador.
 
Generador de energías positivas.
Su poder: aumenta el nivel de energía del que lo porta ayudando en momentos de desánimo, depresión o cansancio físico. Potencia las capacidades y permite afrontar la vida con más optimismo.
Protección, disipador de energías negativas.
Su poder: potente escudo protector, bloquea cualquier energía negativa a su portador como la envidia, el rencor o la inestabilidad.
Sanación, enfermedades físicas y psíquicas.
Su poder: protege contra las enfermedades y ayuda a superarlas desbloqueando el desequilibrio espititual que se manifiesta en el cuerpo físico.
 
Trabajo, prosperidad material.
Su poder: favorece mejoras en el trabajo y facilita la prosperidad económica siempre que se comparta lo recibido, ya que de esa manera siempre quedará espacio para recibir más.
Amor, arte y armonía.
Su poder: armoniza y equilibra las relaciones tanto de pareja como familiares permitiendo que el amor fluya. También es un gran aliado en el terreno artístico y creativo.
Sueños, intuición y clarividencia.

Su poder: permite al portador conectar con el mundo onírico haciéndo lúcidos sus mensajes y aumentando su intuición para desvelarlos.
Protección para viajes.
Su poder: protege a su portador en cualquier desplazamiento que realice ya sea corto o largo ahuyentando cualquier peligro.
Protector para detener fantasías.
Su poder: ayuda a mantener los pies sobre la tierra permitiendo a su portador concretar los problemas reales a los que debe prestar atención.
Experiencia luminosa que muestra el camino.
Su poder: favorece los nuevos conocimientos y la claridad mental. Nos muestra que no estamos solos en la búsqueda, que somos parte del universo y a la vez somos el universo.