Los Cuencos Tibetanos son especiales para inducir estados mentales de profundo bienestar. Producen una gama de armónicos o sobre todo tonos. Un sonido profundo mental del que se desprenden otros más agudos que guardan una relación armónica entre sí, que inundan el lugar durante largo tiempo.

Reducen el estrés, equilibran los chakras, centros vitales del organismo, convaten ciertas enfermedades.

Cuerpo, mente y espíritu.

Los secretos de estos cuencos son un misterio que los monjes tibetanos guardaron durante mucho tiempo. Sus sonidos nos invitan a una experiencia de armonía, profundo bienestar y serenidad. Cuando todo en nuestro cuerpo esta “afinado” se produce música.

Cuando se producen bloqueos el cuerpo deja de resonar con el universo y con su entorno, porque pierde su sonido original armónico y aparece entonces la desarmonía del cuerpo.

Al aplicar sobre el cuerpo, ya sean los sonidos armónicos de los cuencos, o de la voz, por resonancia, el cuerpo reconoce los sonidos, identificando así, el sonido armónico que le corresponde para restablecer su equilibrio y armonía natural.

Los cuencos se utilizaban tradicionalmente para la meditación y la sanación. Se golpean o se frotan con una baqueta. Su sonido característico con resonancias armónicas (sobretonos) se utiliza como herramienta de vibración para reducir el estrés, equilibrar los centros vitales (chakras), y aumentar la energía, propiciar un camino hacia la sanación, y la quietud necesaria para meditar. El resultado es un individuo más productivo, más centrado, más feliz, transportado a un espacio de tranquilidad y equilibrio. Este espacio existe dentro de cada persona: un lugar donde tomamos contacto con la “Sinfonía del Universo”.

Consulten por el suyo, tengo nuevos modelos y portes, incluso para andar de viaje